¿Qué es la humedad relativa del aire?

Para iniciar el cultivo en las mejores condiciones es imprescindible entender el significado de este tecnicismo. La humedad relativa del aire nos da la información sobre la cantidad o la concentración de vapor de agua presente en el aire.

Es importante tener en cuenta que el nivel de humedad del aire está directamente relacionado con la temperatura del aire, lo que sucede porque el aire caliente contiene más humedad que el aire frío.

Por ello, un climatizador deshumidifica el aire al mismo tiempo que lo enfría. Lo que explica que la humedad relativa del aire esté estrechamente vinculada a la temperatura.

Cuando el nivel de humedad del aire se acerca al 100%, el aire no es capaz de retener el exceso de humedad, lo que provoca condensación en forma de pequeñas gotas, de niebla, de rocío matutino o de lluvia.

Por ejemplo, si la temperatura de tu espacio de cultivo es de 30 ºC, con una humedad relativa de alrededor del 33-35%, y bajamos demasiado rápido la temperatura a 10-12 ºC, el nivel de humedad podría alcanzar rápidamente el 100%.

Al final de la floración podría tratarse de una situación crítica, pudiendo alcanzar el “dew point” o punto de rocío, un parámetro que nos informa sobre el nivel de humedad de la flor. La mala gestión del nivel de humedad relativa del espacio de cultivo, debido a variaciones demasiado bruscas, podría provocar la aparición de moho en las flores de marihuana.

¿Cuál es el nivel de humedad más favorable en cada etapa del cultivo?

A continuación te indicamos cuál es el nivel de humedad ideal en cada fase evolutiva del cultivo de marihuana.

Germinación/inicio del periodo de enraizamiento de los esquejes

Durante esta fase, es muy importante mantener un nivel de humedad relativa de entre un 80 y un 90% en el mini invernadero. Esto es aplicable tanto a las semillas que acaban de germinar como a las clones jóvenes (0-10 días), todavía desprovistos de un sistema radicular robusto, lo que fragiliza el conjunto de estas jóvenes plántulas.

Se necesita una humedad alta para que puedan concentrar todos sus recursos en el crecimiento de una masa radicular fuerte y vigorosa. La temperatura adecuada durante el día es de 2526 ºC, y durante la noche de 2122 ºC.

Plántulas jóvenes y clones de 10 días

Llegados a este punto, hay que establecer unas condiciones higrométricas comprendidas entre un 70 y un 80 %, con temperaturas similares a las mencionadas en el punto anterior.

Durante esta fase necesitamos un nivel de humedad bastante alto ya que la masa radicular, de momento, no es demasiado vigorosa, e inexistente para los clones jóvenes. Por ello es necesario orientar todos los parámetros técnicos hacia este objetivo.

En este momento es decisivo mantener un nivel de humedad relativa adecuado ya que los esquejes empiezan a desarrollar sus primeras raíces entre 12 y 20 días después de haberse incorporado al medio de crecimiento. Nos encontramos por lo tanto en una situación clave para favorecer la correcta evolución de los jóvenes individuos.

Fase de crecimiento

En esta fase, las jóvenes plántulas, procedentes de semillas o de esquejes, han desarrollado una masa radicular lo bastante significativa para poder alimentarse y alcanzar el estado óptimo para ser trasplantadas a una nueva maceta donde prosperar.

Durante esta etapa, es importante establecer nuevas condiciones climáticas ya que hay que conseguir un nivel de humedad bastante alto, pero ligeramente inferior al principio. Un buen equilibrio se sitúa entre un 60 y un 70 %.

En cuanto a la temperatura debe mantenerse cercana a los 22-28 ºC durante el día y a los 18-22 ºC por la noche. Estas condiciones asegurarán el bienestar de las plantas, facilitarán el conjunto de metabolismos así como un desarrollo optimo a nivel general.

En este momento, el sistema radicular es suficientemente fuerte para que la planta absorba una cantidad más alta de nutrientes y tenga unas defensas inmunitarias mucho más resistentes.

Inicio de la floración

Al comienzo de la floración, durante el “stretch” o último empujón del crecimiento de las plantas, hay que fijar unas condiciones climáticas adecuadas a esta fase de transición.

Como por el momento no se puede asistir a un desarrollo floral completo y la planta sale progresivamente de su fase de crecimiento, estableceremos un nivel de humedad del 5060 %. En esta fase, es fundamental establecer una temperatura de 2026 ºC de día y de noche.

De esta forma evitaremos un posible shock térmico y garantizaremos una buena predisposición para que las plantas estén preparadas para la producción de deliciosas flores. Es imprescindible asegurar su bienestar para que puedan concentrar todos sus recursos en el objetivo final; calidad y cantidad. Estas medidas son válidas para las 3-4 primeras semanas de floración, según la variedad.

Final de la floración

En la segunda parte de la floración, hay que reducir la humedad del cultivo de marihuana a un 40-50 %. Las 2-3 últimas semanas es incluso preferible que se acerque al 40 %.

Es imprescindible, sobre todo si cultivas variedades que producen flores densas o si la variedad es sensible al moho.

Si gestionas las condiciones climáticas tal y como hemos señalado, habrá pocas posibilidades de que aparezca botrytis en las flores. En cuanto a las temperaturas, te aconsejamos que establezcas una horquilla que oscile entre 18 y 24 ºC durante el día y entre 17 y 20 ºC durante la noche.

De esta forma podrás controlar el punto de rocío de las flores, fundamental en ese momento concreto para evitar la aparición de hongos en las planas de marihuana y para no poner en peligro todo el trabajo llevado a cabo.

Fuente: www.dinafem.org

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *